Los estudiantes extranjeros están cambiando Metro Vancouver como ninguna otra ciudad en Canadá.

En la UBC casi la mitad de las camas en residencia son destinadas a estudiantes internacionales. Foto: Vancouver Sun.

Los estudiantes extranjeros están cambiando Metro Vancouver como ninguna otra ciudad en Canadá.

Por: Douglas Todd

A medida que la Universidad de B.C. se prepara para recibir el 28 por ciento de su contingente de primer año como estudiantes extranjeros, las universidades y escuelas secundarias no son las únicas cosas que están cambiando.

 

De la misma manera cambian el mercado de alquiler, los restaurantes y la congestión de tránsito en la ciudad.

 

El ministro de educación avanzada de B.C., Andrew Wilkinson, ha presumido que la provincia cuenta actualmente con más de 110,000 estudiantes extranjeros al año (aproximadamente un tercio del total nacional), la gran mayoría de los cuales se asientan en el área metropolitana de Vancouver.

 

Una muestra reciente de cómo la ola de estudiantes extranjeros ha ido alterando la ciudad, es el equipo de construcción que ha estado trabajando hasta altas horas de la noche en la UBC, para completar un enorme complejo para el inicio de clases en septiembre.

 

Llamado Orchard Commons, el complejo fue diseñado principalmente para los estudiantes extranjeros. Además, proporcionará un nuevo hogar para Vantage College, creado exclusivamente para unos 350 estudiantes extranjeros que pagan tarifas completas (también conocidos como estudiantes internacionales).

 

También contiene dos torres residenciales de 18 pisos, que serán utilizadas para albergar a aproximadamente 500 estudiantes nacionales y 500 extranjeros en su primer año.

 

Los estudiantes extranjeros que llenan casi la mitad de las 11,000 camas de la residencia en el campus de la UBC en Vancouver, incluyendo los de primer año, dice el vice-rector de la UBC, Pam Ratner. No hay suficientes habitaciones para todos los solicitantes.

 

La situación no es tan dramática en los campus de todo el país, donde aproximadamente el 10 por ciento de las personas en la educación superior son estudiantes extranjeros (lo que significa que no son ni ciudadanos, ni inmigrantes, residentes o titulares de pasaportes duales permanentes canadienses).

 

En la UBC en Vancouver, el 23 por ciento de todas las personas en el campus, o más de 12,000 personas, son estudiantes extranjeros. La proporción es más alta en los programas de posgrado de la UBC, donde uno de cada tres son estudiantes extranjeros.

 

Por mucho, el grupo de mayor crecimiento de los estudiantes extranjeros en la UBC (4,300 personas) proviene de China continental. El grupo chino es casi tres veces más grande que el segundo contingente mayor, los EE.UU., seguido por la India y Corea del Sur.

 

Al otro lado de la ciudad, en la Universidad Simon Fraser, el 18 por ciento de los estudiantes universitarios y el 29 por ciento de los post-graduados son estudiantes extranjeros, dice vicerrector Tim Rahilly. El grupo de chinos continentales (2,500) estudiantes de SFU es casi 10 veces mayor que el siguiente grupo más grande de estudiantes extranjeros, que es de Corea.

 

Estas cifras de las dos universidades más grandes de Metro Vancouver no incluyen las decenas de miles de estudiantes extranjeros que están registrados en el Langara College, Douglas College, Politécnico Kwantlen, Universidad de Capilano y una serie de colegios privados en Metro Vancouver.

 

Tampoco hace recuento de los miles de estudiantes extranjeros que se inscriben cada vez más en las escuelas secundarias de Metro Vancouver, desde donde, después del grado 12, la mayoría transfieren a colegios o universidades de B.C.

 

Muchos funcionarios de educación superior mantienen públicamente que los estudiantes extranjeros, la mayoría de los cuales pagan cuotas completas, contribuyen a la naturaleza cosmopolita de la educación y la experiencia en los campus.

 

Sin embargo, algunos especialistas canadienses en educación superior, como Jane Knight de Ontario, advierten que el intento de las instituciones educativas occidentales para compensar la poca financiación gubernamental mediante la atracción de los hijos de extranjeros ricos, se caracteriza cada vez mas por “interés propio” e “intercambio comercial.”

 

Otro de los principales expertos, de la Universidad de Boston, Philip Altbach, advierte que la calidad de los estudiantes extranjeros está disminuyendo rápidamente a medida que aumentan sus números en todo el mundo.

 

Incluso los funcionarios del gobierno canadiense reconocen que una motivación clave para muchos estudiantes extranjeros es ganar un punto de apoyo para convertirse en inmigrantes y, finalmente, patrocinar a su familia.

 

Mientras tanto, muchos de los residentes del área metropolitana de Vancouver, especialmente los de la generación del milenio, se preocupan de cómo la presencia de decenas de miles de estudiantes extranjeros está influyendo en el mercado de alquiler súper estrecho y la controversial escena de la vivienda.

 

Los abogados de inmigración dicen que algunas familias extranjeras están utilizando a sus descendientes estudiantes para realizar grandes transferencias de dinero transnacionales. En un caso, los medios de comunicación descubrieron que un “estudiante” extranjero aparece como el nuevo propietario de una mansión de $ 31 millones en Vancouver.

 

Además, no hace falta decir que el número cada vez mayor de estudiantes extranjeros afecta de diferentes maneras a los restaurantes y a otros comercios en la ciudad, por no mencionar el número de personas que utilizan el transporte.

 

Aún así, los efectos sobre la ciudad en general no se llegan a comparar con la manera en que los estudiantes extranjeros están transformando la vida del campus y la competencia.

 

He aquí un ejemplo.

 

A pesar de que los funcionarios de educación superior a menudo dicen que los estudiantes nacionales no están perdiendo su lugar por estudiantes extranjeros, los administradores de la UBC y SFU reconocen que los profesores no son necesariamente informados sobre cuales estudiantes son nacionales y cuales extranjeros.

 

Como resultado, por ejemplo, cuando los estudiantes solicitan los lugares de maestría o doctorado extremadamente difíciles de conseguir, al parecer los estudiantes nacionales (incluyendo aquellos que son inmigrantes) a menudo terminan en competencia, en efecto, en igualdad de condiciones, con estudiantes extranjeros.

 

Es sólo uno de los muchos problemas asociados con el aumento de estudiantes extranjeros en la multiétnica Metro Vancouver.

 

Mientras los residentes continúan discutiendo los pros y contras de las tendencias vinculadas a los estudiantes extranjeros, una cosa que casi todo el mundo debería ser capaz de estar de acuerdo es que están contribuyendo a una de las historias más fascinantes de la ciudad.

 

 

 

 

Artículo original:

http://vancouversun.com/opinion/columnists/douglas-todd-foreign-students-make-a-big-impact-on-vancouver

Mostrado en:

septiembre 9, 2016 12:19 pm